Miss Funeral

Cosas chiquititas que son como espinitas.
Es lo que le da tristeza porque duele su cabeza.
Y está sin la usual paciencia tiene una diferencia.
Y las cosas se dan vueltas hacia el suelo todas sueltas.

Atraviesa travesia y dice lo que decía.
Debería de hacer cosas y prefiere mirar rosas.
Ya no sabe si está viva sólo hace lo que digan.
Pero mírala a sus ojos se ven simple y pegajosos.
Cosas de rabiosos.

La muerte, la mata.
Porque la vida le falta.
Princesa después del funeral.
Una cheerleader natural.

Quiere que la quieras aunque quieras que ella muera.
Y amanecen muy solitos le afecta este ritmito.
Quiere caminar solita para verse más bonita.
Se libera con sus manos le canta al abandonado.
Que se ha encontrado.

Es un ángel con tatuajes y le sube el voltaje.
Se pone ropa flamante detrás de un sólo diamante.
“Déjate querer mi niña, porque la vida es divina. Llénate de alegría, el día no es frío porque es tuyo”.

La muerte, la mata.
Porque la vida le falta.
Princesa después del funeral.
Una cheerleader natural.

Princesa después del funeral.
Una cheerleader natural.

Back